Zer da Kimetz?

Kimetz es una organización comunista de Euskal Herria que tiene como objetivo principal alcanzar la sociedad comunista, sinónimo de la emancipación de la humanidad y del fin de la opresión y sus causas (clases, géneros, racismo, nacionalismo…). Para ello, es tarea indispensable la reconstitución del comunismo y del Partido Comunista.

Kimetz nació en el año 2000 con el objetivo de constituir un Partido Comunista que pudiese guiar a un MLNV ya absolutamente culturalista, por la vía de la revolución socialista, a la vez que se asumía el maoísmo sin haber estudiado a conciencia las limitaciones de su desarrollo, su concepción en un periodo determinado y la derrota del proletariado en el seno del Partido y el Estado chinos, pese a los intentos de volver la lucha de dos líneas a la senda proletaria mediante la Revolución Cultural. No obstante, tampoco se había realizado un análisis lo suficientemente correcto sobre lo que suponía el MLNV, lo que llevaba a Kimetz a un aislacionismo nacional absolutamente ajeno a las necesidades inmediatas del proletariado vasco, que entendemos que pasan por la destrucción de los Estados español y francés, como órganos de dominación de clase, que someten al proletariado mediante la coacción y la represión (así como persuasión y adoctrinamiento) en base a las relaciones económicas que permiten a las burguesías de ambos Estados extraer la plusvalía mediante la explotación. Por tanto, el desarrollo de la lucha de dos líneas en el seno de Kimetz ha girado principalmente entorno a la cuestión nacional, entendiendo que la línea revolucionaria ha conseguido plasmar los principios proletarios justos (que pasan por la destrucción de los Estados, baluartes de la clase dominante), si bien esta rectificación nos ha costado la pérdida de algunos militantes.

Por tanto, podría decirse que la base actual de nuestros objetivos es la reconstitución, proceso inalienable a fin de articular el movimiento revolucionario que dé sepultura a la dominación burguesa; y que para ello, tomamos como bandera la unidad del proletariado, “proletarios de todos los países, uníos”, por encima de las tendencias nacionalistas (tanto de la nación oprimida como de la opresora) que lastran de forma inaceptable el proceso de reconstitución política que debe asumir el movimiento comunista. Así mismo, actualmente estamos haciendo todo lo posible por superar las limitaciones que han lastrado históricamente a nuestra organización, haciendo un constante balance sobre nuestros errores, para servir desinteresadamente a los intereses del proletariado. Consecuencia de este proceso de lucha de dos líneas en nuestro seno son tanto el abanderamiento del internacionalismo proletario frente al aislacionismo nacional como la firme apuesta por la reconstitución, superando las limitaciones del Movimiento Comunista que han llevado a la derrota del proletariado tanto en su etapa en el poder como en los procesos que intentaban alcanzar este punto.

Anuncios